El secreto para escribir bien es desnudar cada frase hasta dejarla con sus componentes más limpios. Cada palabra que no tiene función, cada palabra larga que podría ser corta, cada adverbio con el mismo significado que el verbo, toda construcción pasiva que deja al lector sin saber quién está haciendo qué – estos son los mil y un adulterantes que debilitan a una frase. Y por lo general, aumentan en proporción a la educación y al rango.

William Zinsser

Como escribir textos de no ficcion

Por William Zinsser, 336 páginas, 30ª edición publicada en el 2006.

Hace tiempo, me compré un libro de entrenamiento de escalada de un autor Español, y tras ojearlo un rato en el metro de camino a casa, decidí dar media vuelta y devolverlo. Aquel libro estaba repleto de contenido que no aportaba nada, que solo servía para engordar el libro y justificar su precio. Lo mismo sucede con muchos libros de mi carrera, y tras otras experiencias similares, pienso que gran parte de la literatura castellana de no-ficción está llena de “paja”.  Conforme más leo libros de no-ficción de cultura anglosajona, donde el contenido va directo al grano, más me cuesta leer libros en castellano donde muchas veces se dan rodeos interminables que no hacen más que adormecerme o confundirme.

Por estos motivos, porque acabo de empezar este blog, y porque hace unas semanas escribí un artículo que me pareció demasiado largo y denso, me interesaba leerme un libro en relación con la escritura.

William Zinsser ha sido periodista del New York Herald Tribune  y dio clases de escritura en la universidad de Yale. Con más de 65 años de experiencia, el autor desvela en este libro todas sus mejores prácticas para escribir textos de no-ficción.

Crónica de On writing well

La escritura es una transacción entre el escritor y el lector, por ello, aunque estemos escribiendo textos de no-ficción, aunque sean técnicos, es imprescindible no olvidar que debemos escribir con humanidad y calor. Por encima de lo descrito a continuación, son estas las características más importantes que facilitan la transmisión de información.

La simplicidad

El pensamiento claro se traduce en una escritura clara, y el uno no puede vivir sin el otro. Si quieres escribir con claridad debes saber que una frase con “claridad cristalina” surge por accidente, el resto deberás reflexionarlas para que sean así. Por ello, debes plantearte qué quieres decir exactamente, y si al hacerlo te parece que escribir es difícil, es porque es difícil.

Para simplificar tus frases examina cada palabra, muchas no sirven para nada, como por ejemplo la palabra “personal” dentro de: “mi amigo personal”, “mi doctor personal”, “mi impresión personal”. Interferencias como estas se observan en todos lados, especialmente en las corporaciones para ocultar errores, en ciertas empresas a 3000 despidos ya no los llaman así, ahora se llaman “metodologías involuntarias”.

Lo mismo sucede con los gobiernos, Orwell ya dijo en 1946 en Politics and the English Language que el objetivo es despistar usando eufemismos. Por eso, hoy en día las bajas civiles en una guerra son “daños colaterales”.

Un ejercicio para detectar las interferencias es poner entre paréntesis todas las palabras sobrantes en un texto: sonreír (felizmente), un rascacielos (alto). A veces puedes llegar a poner entre paréntesis frases enteras.

Pero atacar las frases para mejorar tu escritura no es suficiente, también debes reflexionar y revisar tu estructura. Tal vez la frase B no sea una secuencia lógica de la frase A, y que lo más probable es que falte una conexión. Revisa tus textos eliminando todo aquello que no aporta valor, y léelo en voz alta para identificar errores. Relee las frases sin las palabras sobrantes, y acostúmbrate a usar paréntesis mentales. Simplifica, Simplifica.

El estilo

¿Pero si elimino todo, pierdo mi estilo?

El objetivo realmente es eliminar todo lo que sobra en tu estilo de escritura para que puedas reconstruirlo correctamente. Haciendo un símil con la carpintería, primero tienes que encontrar una buena madera y lijarla, después clavarla bien para que se sostenga la casa. Finalmente, puedes biselarla o barnizarla si así lo deseas. Si la madera es mala, o los clavos, se cae la casa. Al igual que si tus verbos son débiles o tu sintaxis es raquítica, tus frases se vendrán abajo.

No añadas un estilo forzado, el lector lo notará. Solo debes relajarte y tener confianza en ti. No hay una receta, unos días irán mejor y otros peor. Un mismo párrafo al principio será un desastre, la segunda vez también, la tercera tendrá algo de humanidad, y la cuarta se empezará a ver que es algo único tuyo. Evita los estilos que no cuentan nada nuevo, donde todo el mundo sabe a que atenerse y qué viene después. Si alguien ha disfrutado de algo, ¡di cuanto! ¡Explica por qué!

Piensa en el ritmo, no te concentres solo en el orden pero también en el entretenimiento. Observa si puedes ganar variedad cambiando el orden de la frase. Sustituyendo algunas palabras por otras más frescas o raras. O simplemente cambiando la longitud de las frases para que no parezca que salen de una misma máquina. Una frase muy corta ocasional puede ser como un puñetazo que se queda en el oído del lector. Recuerda, alguien ahí fuera está escuchando.

Al ser la escritura es una transacción entre 2 personas es mejor usar yo, tu, nosotros. ¡Describir una lucha de ideas! En muchos sitios esta prohibido: en el periodismo objetivo, las instituciones, o los informes de negocios. Pero si no es ese el caso, huye de no personalizar tu texto, evita ese toque antiséptico en el que todos los textos se parecen. Debes creer en tu propia entidad y opiniones, escribir es un acto de ego, admítelo.

Estás escribiendo para ti. Se trata de que tú te diviertas con tu escritura para así mostrar tu personalidad. No debe importarte lo que piense el lector.

La unidad

Escribir es solucionar un problema, dónde obtener los hechos, cómo organizar el material. La unidad es el ancla de una buena escritura, evita que el lector se disperse. Decídete por escribir en primera, tercera persona. Escoge también el tiempo en el que te vas a dirigir al lector, no cambies mucho, aunque si te puedes salir para aclaraciones.

Algunas preguntas básicas antes de empezar:

  • ¿En calidad de qué me dirijo al lector? ¿Periodista? ¿Proveedor de información? ¿Hombre normal y corriente?
  • ¿En que persona y tiempo voy a escribir?
  • ¿En qué estilo? ¿Personal o impersonal, casual?
  • ¿Qué tipo de actitud voy a tener hacia el material? ¿Juzgando, irónico, con humor?
  • ¿Cuanto quiero abarcar?
    • Cuanto más peor.
    • Toma decisiones sobre el tiempo, el sitio, los personajes.
    • Piensa a pequeña escala.
  • ¿Cuál es el único punto que quiero exponer?
    • Cualquier escrito de no ficción debería dejar en el lector un pensamiento provocativo sobre el que no pensó antes, no cinco, uno.

La primera frase en un artículo es clave, si es mala el lector no seguirá leyendo. Para su longitud, no hay normas. El principio tiene que atraer, tener frescor, novedad, tal vez una paradoja, humor, sorpresa, un hecho interesante o una pregunta. La siguiente frase tiene que mostrar por qué ha sido escrito el articulo y por qué el lector debería leerlo. Después sigue construyendo, cada vez con más detalle y menos entretenimiento.

Presta atención a la última frase de cada párrafo, es el enlace con el siguiente. Añádele algo de sorpresa, humor y ganas al lector de más. Aquí también puedes utilizar una cita interesante.

En cualquier caso, dedícale el mismo esfuerzo al principio que al final. “Finalmente podemos resumir…” esa es una técnica ideal para dormir a la gente y que se vayan sin leer. El final debería tener algo de sorpresa sin dejar de ser un final, como si en un teatro sucediera algo único y de pronto se apagaran las luces.

Las formas

El autor después aborda distintos formatos de no-ficción: la entrevista, las descripciones de sitios, escribir sobre uno mismo, las artes, los deportes, los artículos técnicos, los negocios y el humor. Para el propósito de este blog yo solo mencionaré los 3 últimos.

Artículos técnicos

La clave aquí está en pensar de forma clara y entonces podrás escribir de forma clara. No se trata de poner palabras elegantes, los hechos y las deducciones prevalecen sobre el resto. Reduce los conceptos abstractos hacia ejemplos que la gente conoce. Hacer la ciencia accesible supone escribir como una persona normal, no como un científico.

Además, describir cómo funciona un proceso te fuerza a demostrar que sabes exactamente cómo funciona. La escritura científica es como una pirámide en la que cada hecho sustenta al siguiente, se trata de un proceso explicativo paso a paso.

Si quieres incluir una historia para enganchar al lector, la explicación científica puede girar en torno a alguien como en las novelas de investigación policiaca. Aunque el contexto debe permitírtelo.

Negocios

Cuando escribas sobre negocios no escribas como si fueras una institución, al fin y al cabo éstas están compuestas por seres humanos. Siempre que sea posible, la información debería ser compartida sin pomposidad, lo contrario produce rechazo en el lector.

Un problema es la tendencia a sobreutilizar la jerga del oficio en la que nos sentimos seguros. Por ejemplo, en ciertos ambientes de ingeniería, si hablas de manera simple con tus compañeros, pareces un incompetente. Huye de este miedo recurrente: hacer las cosas según los criterios de la empresa para no poner tu puesto de trabajo en juego tratando de hacer que la empresa sea más humana.

Hay 4 puntos fundamentales para escribir este tipo de textos:

  • Claridad
  • Simplicidad
  • Brevedad
  • Humanidad

Por ejemplo, en lugar de escribir “Unos procedimientos de evaluación para los objetivos han sido establecidos basados en unos criterios aceptables” sería más sencillo y claro escribir “Al final del año, vamos a evaluar nuestro progreso.” Al fin y al cabo, una organización que no sea clara perderá contactos, clientes y dinero.

Humor

La clave es intentar escribir con humor pero mostrando que lo que haces es algo serio. Por ello, el control es esencial en el humor: no repitas las bromas, escribe directo al grano y no aspires a generar risas, el humor está construido sobre la sorpresa.

El sonido de tu voz

Todos los consejos del libro están centrados en mejorar tu estilo. Cuando lo encuentres lo sabras, es como ver una mujer bien vestida que nos sorprende. En tu búsqueda debes tener cuidado con el estilo casual y condescendiente. Evitar los clichés pues son el enemigo del buen gusto en la escritura, son incriminatorios, y te convierten en un convicto de estructuras existentes en lugar de utilizar tus propias palabras.

Por otro lado nunca dudes en imitar a otro escritor, imitar es un proceso creativo. Para ello busca a los mejores escritores en el campo que te interese, observa su gusto y su actitud hacia el lenguaje. Leyendo a otros escritores te sumerges en una larga tradición que te enriquece, todo lo que escribimos tiene raíces étnicas.

Dos de los problemas más comunes son tu misión y la longitud. Hay una gran diferencia en la misión, y la intención para la que escribes (descubrirte vs. vender). La misión puede ser un significado, una idea. Pero todo empieza con la intención, pregúntate que quieres hacer, y cómo, trabaja con humanidad e integridad para crear un artículo completo y entonces podrás venderlo.

Si tienes problemas para estructurar un artículo largo, llévalo a una escala humana y las acciones de las personas te darán la estructura. Recuerda además, que el lector tiene que notar en la estructura de artículo que cada paso es inevitable. Pregúntate: ¿qué es lo que mis lectores quieren saber a continuación?

¿Pero cómo luchar contra el miedo al fracaso? Escribiendo sobre cosas que te importan, tu satisfacción se verá reflejada en tu escritura. Lo cual no significa que no estés nervioso cuando entres en nuevos territorios.

Escribir bien significa creer en ti mismo, asumir riesgos, aceptar que eres diferente, y empujarte a destacar.

Conclusión y crítica

Para escribir textos de no-ficción, es esencial escribir con sencillez y claridad. Es importante recalcar que el objetivo de este libro no es enseñarte a escribir una novela con el estilo de Oscar Wilde. Su objetivo es presentarte unos principios sencillos para que los pongas en práctica y mejores tu escritura en el día a día. Aunque no todos, la mayoría de los puntos de aprendizaje son extrapolables al castellano.

Por otro lado, el autor acompaña sus “lecciones” con ejemplos y contra-ejemplos ilustrativos. Y el hecho de acompañar muchos puntos de aprendizaje con una historia, hace que las transiciones sean menos abruptas y que la lectura sea mucho más ligera.

El libro me ha gustado porque opino que todavía hay margen de mejora para escribir textos de no-ficción en castellano, especialmente en los míos. Nuestra sistema educativo nos lleva muchas veces a contestar en los exámenes rellenando con lo que se nos ocurra y si cuela, cuela (y muchas veces ha colado). Lo mismo sucede por ejemplo con los proyectos de fin de carrera de Ingeniería, tomos repletos de CTRL+C y CTRL+V que no se leen ni los tutores. En el sistema educativo francés, los profesores tienen el concepto del “hors sujet”, y en el inglés “off-topic”, es decir, si rellenas algo con paja o lo copias de otro autor te clavan un 0. Y es que si lo que cuentas no es relevante, nadie te va a leer.

Puntos positivos

  • La sencillez con la está escrito.
  • Ejemplos ilustrativos para cada punto de aprendizaje.
  • Muy útil para mejorar tu técnica para escribir textos de no-ficción.

Puntos débiles

  • Algunos ejemplos son muy específicos para el inglés, aunque no son muchos.
  • Algunas veces hay demasiados ejemplos.
  • No existe en castellano.

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo en Facebook!

MBA Personal

Precio del libro 4,54 (Comprado con cupón de descuento 50% en Kobo)
Coste total del desafío 20,50€
Tiempo de lectura 5h
Tiempo de escritura del artículo 5h
Tiempo total 38h

On Writing Well  – William Zinsser en Amazon.es

.

On Writing Well  – William Zinsser en Kobo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *