En tu trabajo, por muy inteligente que seas, por loables que parezcan tus opiniones, por intenso tu esfuerzo y trabajo, por sólida tu lealtad, con todo ello jamás conseguirás traspasar el umbral de la propiedad, nunca ascenderás a la categoría de propietario del medio de producción. Esa es la gran barrera, la que separa a unos de otros. Y los separa económica, social y hasta existencialmente.

Mario Conde

Esta cita podría ser una de esas ideas que te cambian la vida. Tal vez podría empujarte a dejar tu trabajo y emprender, o a trazar un plan de carrera que te convierta en socio de la empresa en lugar de ser asalariado para siempre. Aceptando el reto del blog de Ángel aquí pongo mis 4 ideas…

Para ser feliz, hay que tomar decisiones valientes.

Muchas veces nos acomodamos en todo tipo de situaciones que en realidad nos hacen infelices. Por ejemplo, una relación de pareja o un trabajo. Y fue con un trabajo cuando más útil me ha resultado esta forma de pensar. Estaba trabajando en Suiza, ganando un buen sueldo y con a penas 4 horas extra en un año (pagadas), pero ese trabajo me estaba destrozando. No me veía en la posición de mis jefes, no me gustaban todas las tareas técnicas de ingeniería que tenía que hacer y su dueño te “regañaba” por llegar 5 minutos tarde aunque luego te quedaras media hora más. Una frabrica moderna en toda regla. Cuando dimití, me sentí completamente liberado. Unas manchas en la piel que me habían salido de forma “autoinmune” meses antes, desaparecieron unas semanas más tarde. Tras mi dimisión, un año más tarde, casi el 50% de la plantilla había abandonado la empresa.

¿Qué pensaré de esta decisión cuando tenga 65 años?

El número 65 está ahí porque es considerada como una cifra de “cambio” por la jubilación (antigua). Podría ser cualquier otra cifra siempre y cuando marque una de las últimas etapas de tu vida.

Cuando iba a terminar mi carrera tuve 2 opciones, hacer el Proyecto de Fin de Carrera (PFC) cómo todo el mundo en Madrid o alargar un año más mis ya de por sí largos estudios de Caminos para irme a hacer el PFC con una ONG. Y la gente me decía: “Pero qué haces! Vas a tardar un año más en acabar la carrera!”. Para valorar este consejo comentario, me puse en mi misma piel con 65 años no habiendo ido a la India, y traté de imaginarme si esta sería mi forma de pensar: “¡Qué bien que no fui a la India al finalizar la carrera! ¡Así pude trabajar un año antes en una empresa!”

Si tuviera que apostar 100€, apostaría 99.99€ a que en la vida pensaré algo así. Así que decidí irme a la India y aguantarme las ganas de soltarle una patada al consejero. A veces, la gente te puede llegar a dar muy malos consejos, aunque sea con buena intención.

Quien la persigue, la consigue.

Decidí irme de Erasmus, y me fui. Decidí irme a la India para hacer el PFC, y me fui. Decidí tener una primera experiencia en el extranjero trabajando en un país desarrollado, y lo hice.

En todos los casos hubo impedimentos de todo tipo: muchísimos requisitos y trabas organizativas, muchos problemas para encontrar una ONG que aceptara un proyecto viable, la crisis Europea a principios de 2012 que reducía considerablemente las posibilidades de trabajar fuera, etc.

Y en los tres casos, superé con creces mis expectativas. De Erasmus no solo me lo pasé de p…como era de esperar, si no que además aprobé un curso y medio. Colaboré con una ONG, no un mes como se planteó al principio, si no un año. Trabajé nada más y nada menos que en Suiza donde pude escalar todo lo que quise y más (aunque mi vida personal fue muy bien, no todo fue perfecto como has leído más arriba, pero no me arrepiento de la experiencia).

¿Y ahora que persigo? Crear medios que me aporten ingresos pasivos para no depender de mi trabajo. ¿Lo conseguiré?

Mi tiempo, es el recurso no renovable más escaso que poseo.

Escuché esta frase en una entrevista de Tim Ferris y automáticamente la apunté en Evernote. Desde entonces, trato de ser más eficiente cuando aprendo algo – se acabó el estudiar por estudiar como en la carrera, y de hacer un MBA ni hablamos, he aumentado mi velocidad lectora x3 y he instalado “plugins” que me protegen de mi mismo para no procrastinar. Estudio mucho más cómo invierto mi tiempo en general y tengo una visión de la semana laboral de 40 horas que permite compatibilizar vida personal con vida laboral mucho más negativa que antes.

Y para ti, ¿qué ideas han cambiado tu vida?

4 comentarios

  1. Me gustan todas, aunque está especialmente acertada la última, ya que no solemos valorar nuestro tiempo como es debido. Lo digo por experiencia…

    Yo también he escrito mi lista de 10 ideas que han cambiado mi vida… más 2 ideas extra (se ve que Ángel crea tendencias jejeje)
    Te invito a que les eches un vistazo en: http://tuvidatuaventura.com/10-ideas-que-cambiaron-la-vida/ , a ver que te parecen.

    Un abrazo Marek!

  2. Hola, Marek.
    He leído tus cuatro ideas. La última me llama la atención: el tiempo como bien escaso. Bueno, en mi opinión, todos disponemos de las mismas horas (24 al día). Creo que lo importante no es la cantidad de tiempo que uno tiene, sino cómo la utilice. Y desde, luego, cuando uno lo emplea en lo que de verdad “quiere”, el tiempo te conecta con una dimensión muy amplia de ti mismo.
    Un abrazote.

    • Totalmente de acuerdo Valeria. La última idea surge porque no siempre utilizamos el tiempo como queremos y es más, ni nos damos cuenta de ello. Simplemente nos dejamos llevar por la corriente, hay que estudiar para tener un trabajo para…
      Es una frase que sirve para tomar conciencia de lo que has dicho, utilízalo como tú “quieres”. Y si tienes que hacer otras cosas que no “quieres” para llegar a un punto, sé eficiente, no solo eficaz.

  3. Hola Marek .

    El que la persigue la consigue, claro que si parcero. La perseverancia es el factor clave del éxito y muchas veces triunfamos por intentarlo y no por las habilidades que poseemos.

    Que bueno que hayas tenido estas ideas y las hayas compartido con todos. También me identifico mucho con la última. Precisamente escuché hace rato que el tiempo es oro, pero no saben de lo que hablan, el oro se compra en cualquier esquina, el tiempo es vida, algo que no tiene valor. Si en verdad valoramos nuestro tiempo debemos preocuparnos por administrarlo bien e invertirlo en cosas que aporten valor a nuestras vidas.

    Un gran saludo desde Colombia y estás cordialmente invitado a mi web http://www.confiatividad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *